Islas del Dodecaneso

Como una hilera de islas que parecen jugar a crear una red que atrapa Turquía, las islas del Dodecaneso están formadas por 12 islas principales: Rodas, Cos (Kos), Kálimnos, Kárpatos, Kasos, Kastelorizo, Symi, Tilos, Nísiros, Astipalea, Leros y Patmos; y alrededor de 200 pequeñas o incluso diminutas. Teatro de la Historia, encrucijada de dos mundos en continuo contacto, las islas del Dodecaneso han sido desde siempre cosmopolitas, abiertas y receptoras de muchas influencias.

Puerto de la Isla de Rodas
Puerto de la Isla de Rodas

Situadas al este de las Cicladas, el conjunto de islas del Dodecaneso no tienen una unidad geográfica que las defina, pero poseen todas ellas playas con aguas cristalinas, destacados yacimientos arqueológicos, monumentos bizantinos y una arquitectura medieval introducida por la dominación veneciana.

Sin embargo, además de las islas principales, el Dodecaneso reúne tanta variedad que las opciones para disfrutarla parecen no acabar, siendo las islas pequeñas las que a veces esconden los atractivos más interesantes. Buen ejemplo son Agatonisi, Alimia, Arkoi, Farmakonisi, Gyali, Jalki, Kinaros, Lebynthos, Lipsi, Nimos, Pserimos, Saria, Syrna y Télendos.

Un poco de historia

Todas ellas comparten la historia común que relata las vicisitudes de los cruzados caballeros templarios, el pasado turco, la ocupación italiana y la anexión final a Grecia.

La isla de Rodas ha marcado en buena medida las bases del destino del resto de islas del Dodecaneso, siendo la mítica ciudad de la Grecia Clásica un polo comercial que unía el tránsito de mercancías entre Oriente y Occidente. La arqueología ha podido constatar su importancia con la excavación de numerosos yacimientos dispersos por multitud de islas del archipiélago.

Más tarde, en la Edad Media la Orden de los caballeros de Rodas levantó muros para contrarrestar los ataques turcos que asediaron constantemente la isla. Para proteger la línea defensiva los caballeros construyeron diversas fortificaciones, entre ellas las de Neratzia y Antimachia en Cos se pueden visitar hoy para hacernos una idea del muro de la importancia estratégica de las islas para el mundo Occidental cristiano, siendo mucho más que un bastión, a efectos prácticos una trinchera sobre la que bailaba la geopolítica del medievo. En el siglo XVI los ataques arrecieron y e través de un pacto con el sultán otomano se permitió la salida de los caballeros.

Casas de la Isla de Symi
Casas de la Isla de Symi

Durante el siglo XIX fueron los italianos quienes dominaron las islas quienes durante la guerra contra Turquía, ocuparon Libia y posteriormente las islas en 1912. Hasta 1943 funcionó como una colonia gestionada por los italianos, denominada “Islas italianas del Egeo”, durante el periodo fascista. La huella de esta breve ocupación italiana es sin embargo muy palpable en numerosos edificios con un curioso estilo que a veces combinaba elementos orientales con Art Deco, y otras veces sigue fiel al estilo neoclásico italiano del siglo XX.

En Septiembre de 1943 fueron los alemanes quienes temerosos de la invasión de los Aliados de las islas, pudiendo ser usadas como bases para el desembarco de Grecia. Tras la derrota total alemana en 1945 las islas fueron brevemente gestionadas por los británicos hasta la integración definitiva en Grecia.

Esta es la razón por la que especialmente la gente mayor aún entiende y habla el italiano, lo que ha servido para que la afluencia de turistas italianos sea muy significativa.

Que visitar

Cada isla nos muestra su cara más amable y conviene elegir bien para encontrar lo que venimos buscando, de manera que mientras Leros y Pserimos son las menos conocidas y por ello las más tranquilas y solitarias; Rodas y Kos son las que mueven más turistas, noches de fiesta y gente llegada de todo el mundo que las elige como destino para todo el año.

Escalada en la isla de Kalimnos
Escalada en la isla de Kalimnos

También Kárpatos ha crecido mucho en los últimos tiempos, frente a Kalymnos que es el paraíso para los amantes de la escalada en roca, o la verdísima Tilos con su parque ecológico; Patmos con la afluencia de fieles que peregrinan a la cueva de Juan el Teólogo, uno de los discípulos de Cristo; o la árida Astipalea a medio camino entre las Cicladas y el Dodecaneso y que precisamente combina una arquitectura mixta.

En Rodas merece la pena visitar los pueblos de Lindos, Olimpos en las isla de Kárpatos; Zia en Kos y Chorio en Simi; todos ellos con sus características casas pintadas con cal blanca, que contrastan con el cielo y el mar que pugnan por ver quién es más azul.

Ideal para unas vacaciones tranquilas donde tirarse a descansar en las playas es una de las actividades principales, no hay que renunciar a practicar submarinismo, visitar cuevas, pescar, tomar vino y desgustar los productos isleños.

Como llegar a las islas del Dodecaneso

Los aeropuertos principales son el de Rodas y el de Kos, si bien hay aeropuertos menores en Kárpatos, Kasos, Kálimnos, Kastelorizo y  Leros (a veces aeródromos para vuelos privados o charters).

Lo normal es que con la llegada del verano se vayan abriendo las rutas aéreas que conectan las principales islas del Dodecaneso con muchas ciudades europeas. Por ejemplo RyanAir tiene vuelos a Rodas desde Atenas, Bolonia, Bruselas, East Midlands, Estocolmo, Frankfurt, Kaunas, Liverpool, Londres, Milán o Pisa; mientras que a Kos llegan vuelos procedentes de Bari, Bolonia, Crakovia, Frankfurt, Kaunas, Leeds, Liverpool, Oslo, Londres, Milán y Pisa.

Vueling también tiene Rodas y Kos como ciudades donde opera con vuelos que enlaza de forma estacional. Otra de las opciones es volar a Atenas y utilizarlo como escala en los vuelos a las islas.

Mapa de las Islas Dodecaneso
Mapa de las Islas Dodecaneso

Más información de cada isla en la sección específica.